Noticias
volver
NoticiasGrupo Botamavi
Segem contiene un derrame de más de 500 litros de hidrocarburos en un simulacro en el puerto de Vigo
Martes 12 de Diciembre de 2006
  • Durante el ejercicio, el equipo de contención de emergencias tuvo que, previamente, controlar un fuego a bordo de un buque en reparación
  • Un equipo de 25 profesionales participaron en la extinción del fuego, el control del derrame y limpieza de las aguas
  • SEGEM demuestra, con este simulacro, tener las capacidades técnicas y profesionales para contener este tipo de emergencias.

Vigo, 14 de diciembre de 2005.- La empresa SEGEM, del Grupo Botamavi, se ha enfrentado esta mañana a dos supuestas situaciones de emergencia: un fuego en un buque atracado con riesgo de asfixia para 5 personas y un derrame de hidrocarburos en las aguas del Puerto de Vigo. Todo este operativo se llevó a cabo para la realización de un simulacro en el marco de las primeras Jornadas sobre Prevención y Actuación del Plan de Contingencias y Emergencias Portuarias, organizadas por SEGEM y en las que han participado más de doscientas personas.

"Invertir en seguridad es garantizar el futuro de nuestras rías", explica J. M. García Vázquez, Director General del Grupo Botamavi. "Hemos tardado más de un año en preparar a nuestra gente y hemos invertido más 300.000 euros en los mejores equipos técnicos para poder decir hoy que estamos preparados para hacer frente a estas situaciones de emergencia, a las que desgraciadamente estamos tan expuestos en nuestro puerto". La inquietud de la compañía por dar respuesta a la protección de los recursos marinos nace del contacto con el Prestige, "sabiendo que las rías gallegas están situadas en una zona de tránsito de tráfico marítimo internacional de hidrocarburos", añade José Manuel García. SEGEM es la única empresa con capacitación homologada por el Ministerio de Fomento para prestar servicio comercial de limpieza de derrames y vertidos marinos en el Puerto de Vigo.

Descripción del simulacro
El ejercicio práctico tuvo lugar en la Dársena número 2 del Muelle de Transatlánticos del Puerto de Vigo, donde se simuló un incendio con botes de humo y un derrame de hidrocarburos con naranjas.

El incidente se produce en un buque atracado que realiza labores de reparación a bordo, simulando una situación que podría producirse en el Muelle de Bouzas donde, a diario, se realizan este tipo de reparaciones. Una pieza mal soldada es el detonante de un derrame que acaba cayendo al mar por popa. En un momento determinado se produce un pequeño incendio cerca de uno de los motores auxiliares de la embarcación. En ese momento se da la alarma de evacuación a los trabajadores que están en la sala de máquinas.

Los profesionales de la empresa SEGEM se prepararan para intervenir y solventar la emergencia en la embarcación afectada. Se trata de un equipo formado por 25 personas dirigidos por un Director de Operaciones, un Coordinador del Plan Interior de Contingencias (PIC), ejerciendo además las funciones de buzo de apoyo y un Coordinador del Plan de Emergencias Interior (PEI).

Desarrollo de las operaciones
Siguiendo los protocolos de actuación ante riesgos combinados, se controla en un primer momento el conato de incendio para luego proceder a la contención del derrame de hidrocarburos. Una vez que el equipo de primera intervención ha conseguido extinguir el incendio, los profesionales proceden al despliegue de los medios de contención.

Una de las embarcaciones del equipo de mar rodea el buque siniestrado desplegando 100 metros de barreras hinchables de contención. Una vez contenido el derrame entra en acción la embarcación Pelican 36; especialmente diseñada para la lucha contra la contaminación del mar por derrames de sustancias sólidas y líquidas en dársenas, puertos y costas. Además de esta sofisticada embarcación, la empresa SEGEM despliega una serie de medios especialmente diseñados para la absorción de derrames de hidrocarburos: barreras de contención Merkleen skimmer Vikoma 20, depósitos Schütz, hojas absorbentes y otros productos ecológicos, absorbentes y biodegradables de la firma Würth, entre otros.

Una vez recogido el derrame, el director de operaciones se pone en contacto con el gestor de residuos, para la tramitación de los vertidos sacados del mar.

El simulacro termina con la recogida de los equipos, aunque posteriormente y sin que sea de competencia de este ejercicio se procederá a la revisión, limpieza y almacenamiento de los equipos empleados, así como la oportuna eliminación de los combustibles empleados por parte del gestor de residuos autorizado.



capa pie